Domótica en la cocina: el camino a seguir

domótica en la cocina

Domótica en la cocina: el camino a seguir

Aunque la domótica aplica las nuevas tecnologías al control inteligente y la automatización de las viviendas, la cocina es un lugar que permite más innovación, y podremos disfrutar de más ventajas en ella.

La conocida “cocina inteligente” se ha convertido en una realidad para cada vez más familias. El control remoto de la cocina tiene muchas ventajas. No solo puede realizar el nivel funcional de cocción, sino que también puede crear un ambiente más cálido en ocasiones sociales y también puede ahorrar la energía de los electrodomésticos en la mayor medida posible.

Veamos cómo integrar la domótica en el hogar y qué ventajas aporta al hogar en términos de confort.

¿Qué es una cocina inteligente?

Llevar la automatización del hogar a la cocina puede domotizar los equipos más utilizados en la casa. Control de equipos, fuego, ventilación, etc. Incluso si no estás en casa, también puedes operar a través de dispositivos móviles, lo que facilita enormemente tu trabajo diario e incluso reduce el consumo de energía y los recibos.

Para ello, primero debe obtener un dispositivo “compatible con la red”. En otras palabras, permiten la conexión a un panel de control remoto. Durante el proceso de instalación, los sistemas remotos deben configurarse para permitir la interacción con ellos mediante Internet.

Para un máximo confort, podemos sincronizar el sistema de control remoto con la aplicación de domótica para que todas sus funciones se puedan acceder desde nuestro teléfono inteligente.

Por lo general, los fabricantes de dispositivos desarrollan sus propias aplicaciones y los controladores específicos de su marca permiten el uso al 100% de sus funciones, aprovechando así todo su potencial. Especialmente interesante para lavavajillas, vitrocerámicas o frigoríficos es que permite comprobar la temperatura o el estado de los alimentos.

reforma de cocina

La domótica es un aliado de la eficiencia energética

La cocina es el espacio más caro de la casa y la domótica es un excelente aliado para controlar y racionalizar el consumo energético. Los ahorros económicos en la factura también incluyen que a través de la automatización del hogar, podemos reducir en gran medida nuestra huella de carbono. Esto se puede aplicar tanto al consumo de agua como al energético.

El peso de la domótica en las casas va en aumento. Se puede instalar en cualquier tipo de hogar, así como en la cocina, ya sea en cuanto a funcionalidad o disfrute del espacio.

El uso combinado de esta tecnología tendrá impactos sociales, económicos y ambientales. Sus ventajas van mucho más allá del bienestar familiar y el ahorro económico, porque a nivel ecológico, si los usuarios reducen el consumo energético, pueden reducir el impacto negativo sobre el medio ambiente.

No hay Comentarios

Publica un comentario